Blogia
elhombredelsaco

linda cama...

linda cama...

Demasiado inocente fuí al pensar que podrían quedar entradas para el concierto de Iván Ferreiro dos horas antes de su comienzo. Peor hoy voy a hablar de mi posible lesión de hombro. Hoy he ido al gimnasio para seguir con mi particular ’operación bikini’. Desde hace poco más de una semana estoy en el turno de tarde, lo que ha venido acompañado de un cambio de monitor. Este monitor es un poco más duro que el anterior y creo que de ahí viene mi dolor de hombro. Y es que antes llevaba un ritmo y ahora hemos metido un pequeño acelerón, lo que supone más peso, más esfuerzo y más dolor. A ver cómo acaba esto. Ser un súper-petado o morir en el intento.

La semana pasada mis padres me compraron un canapé (también conocido como cama que tiene espacio para guardar cosas dentro) de1,05cm. Demasiada cama para lo que yo estoy acostumbrado. Si me pongo en el centro puedo girar y no caerme. Lo malo es que aún no me he terminado de acostumbrar al colchón. Menos mal que conservo mi almohada, y espero que para siempre, porque si no... Es cierto que uno extraña la cama en la que ha dormido durante mucho tiempo. Ya me pasó cuando me cambié del cuarto que tenía antes al actual, sobre todo por la disposición de la cama. Recuerdo que el primer mes me costaba dormir símplemente por su orientación. Poco a poco me voy amoldando y supongo que cada vez le iré sacando más partido a este ’camón’. Qué pasará cuando me independice y viva en otra casa. En fin, todavía queda tiempo para eso, aunque nunca se sabe. Como me decían mis primas cuando era pequeño y se hacía tarde, es hora de jugar al juego de las sábanas blancas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

duna -

si se duerme acompañado lo que menos importa es la orientación del cuarto xD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

FranZzzzzis -

No es que haya dormido muchas veces fuera de mi casa, pero cuando lo he hecho no me ha costado mucho dormir. Especialmente la última vez que fuimos de casa rural, que dormí con dos juegos de sábanas y de 3 mantas encima, para cumplir con la realidad de "no hay frío, sino mantas de menos".

Y en casa también he cambiado bastantes veces de orientación en mi cuarto (gracias mamá). Al menos he dormido pegado a 3 de las 4 paredes de la habitación y al principio lia, sobre todo cuando tienes ese momento de estar mediodespierto, ojos cerrados y no sabes si hacia donde estás tumbado de lado tienes una pared enfrente o no. Es desconcertante.

4!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres