Blogia
elhombredelsaco

desayunos sin diamantes...

Quien me conozca, aunque sea un poco, sabe de sobra que me gusta comer. Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, sin embargo apenas le doy importancia. Cuando me despierto tengo el estómago cerrado y no es hasta el par de horas cuando empieza a rugir. Hasta hace unos años, me solía beber un vaso de leche con colacao casi con la nariz tapada, como los niños chicos, y en verano un zumo de piña fresquito. Ahora ya no tomo nada, un poco de agua si tengo sed y a trabajar. Sin embargo, la cosa cambia cuando estoy fuera de casa, y si tengo 'barra libre' no te digo na'. Durante estas tres semanas en Torredonjimeno he desayunado muy bien: un café, una catalana y un zumo de naranja. Creo que la vez que más he desayunado en mi vida fue en un albergue de Madrid donde me tomé un café, unas tostadas con mantequilla y un bold (¿se escribe así?) de leche con cereales, y algún Dunking Donut más tarde. En fin, estos días estoy intentando comer bien, nada de porquerías, y la tentación es muy fuerte. Este sábado por la noche pago cena, espero que para cinco... dos de los comensales somos mi padre y yo... voy preparando entonces el billete de 500.

Las noches se van con el vértigo
que siente la gente mayor.
Elijo mi peor camisa.
Enfermo si veo a mi doctor.
No duda un instante que eso no es vértigo,
que es sólo miedo a caerme.

Me pueden los ladrillos rojos,
los críos llorando por un pastel,
el último grito del barrio,
el rojo pasión de la revista Elle.
La vi en la farmacia con la bata blanca
y respiré hondo por una vez.

Recetas inmediatamente.
Silencio, me tengo que ir.
Aparto la vista hacia un biberón.
La vuelta, me tengo que ir.
Intermitente, mi corazón tiembla
a la vez que esa extraña cruz verde.

Sr. chinarro - la cruz verde

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

FrancisCao -

Pues yo siempre he desayunado y merendado. Es más, lo primero que hago por la mañana, incluso antes de ir al baño, es prepararme un colacao calentito.
Desayuno y merienda son dos comidas que nunca he dejado de hacer, tanto que cuando por alguna cuestión no meriendo (estoy fuera de casa y no puedo tomar nada), mis amigos me han dicho eso de "Fran, no es tu hora de merendar?, a ver si no lo haces y desapareces! como nunca te hemos visto sin merendar, no sabemos que te puede pasar..." Algo parecido a lo que me dicen con el alcohol, que si un día pruebo algo a ver si me va a dar un coma etilico...

De la merienda recordaré siempre cuando vivía en Santa Paula que por las tardes jugábamos al futbol en el llano (un terrenito de piedrecitas, ideas para desollarse). Mi casa daba a ese llano y todas las tardes mi madre me llamaba por el balcón para ir a merendar. Subía rápido, cogía mi bocata de pastillas de chocolate, me bebía el zumito de melocotón y piña, y pa'bajo corriendo a seguir jugando.
Ahora meriendo cuando puedo un pitufo y un colacao, siempre caliente, incluso en verano.

Y de desayuno, que es alo que iba el tema, lo digo rápido, pues ahora me voy con un amigo a desayunar por ahí, porque es viernes y las buenas costumbres nunca deben dejarse, aunque durante este cuatrimestre no haya podido ir nunca y haya tenido que gastarme mis 2.60€ en un mollete y un colacao en la cafetería unas 2-3 veces a la semana. Ahora me voy a tomarme una viena de lomo y una cocacola. Eso sí, antes ya me he tomado mi colacao.

El hombre es un ser de costumbres...

Por cierto, sábado noche día grande para la Liga, llevate una radio y ya me dices cómo quedan los partidos, que me aprece que yo no los voy ni a ver ni escuchar... Ea, otro comentario que podría postear en mi blog

Byes ;)

4!! Is the loneliest number since the number 3!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres